martes 21 de septiembre de 2021
reactions
Gracias por dejarnos
conocer tus emociones
Compartir

La historia del perrito que empuja silla de ruedas de su amo, ¡el motor de su vida!

El amor incondicional de estas especies se demuestra por todo el mundo.

Sin duda este caso de colaboración animal es uno de los más famosos en Filipinas, donde viven Danilo, un hombre que perdió la movilidad de sus piernas en un accidente de motocicleta; y Didong, un perro criollo que desde hace un par de años, cuando ocurrió el accidente, se convirtió en su “motor”. (Perro murió después de salvar a su familia de un enjambre de abejas)

Muchas personas se preguntan ¿por qué existe tanta fidelidad de los perros hacia los humanos? Según los expertos las razones son tres: pasado evolutivo, hace más de 13 mil años separaron sus genes de los lobos y se convirtieron en domésticos que necesitan el cuidado del humano; comunicación, cada vez los perros adquieren comportamientos de los humanos; comportamiento en manada, a pesar de separarse de la familia de los lobos, siguen considerando su grupo de vida como lo más importante, en este caso su manada es la familia de personas a la que pertenece. (Escuela tiene como proyecto de clase hacer casas para perros sin hogar)

Como buena manada, se ayudan en los casos más difíciles y así lo hace Didong, quien desde hace más de dos años lo ven por las calles de la ciudad de Davao empujando con su cabeza la silla de ruedas de su amo. Este es un acto de amor y fidelidad que le ha dado la vuelta al mundo, porque cada vez que un turista visita este encantador país y los ve, no resiste en grabarlos y compartirlos en redes sociales. (Ciclistas colombianos rescatan a un perro abandonado y deshidratado, ¡literalmente pusieron el hombro para ayudarlo!)

Emotional Content Marketing, una estrategia que garantiza performance digital de tu marca, lleva tu empresa al éxito con  EMOTIONS MEDIA GROUP.

Temas relacionados Amor, criollo, fidelidad, Filipinas, Lobos, Manada, Motor, Perro, trafico
gnewsbtn
reactions
Gracias por dejarnos
conocer tus emociones
Compartir