¿Eres de los que cree que tus plantas “sienten”? ¡La ciencia prueba que es cierto!

count=646
vanalytics=571
visitas=18
clicks=0
Las plantas tienen un sistema de comunicación que les permite cuidarse y adaptarse a los cambios.

Las plantas son capaces de ver, oler, oír y comunicarse

Aunque el mundo vegetal no cuenta con órganos sensoriales, está dotado de un sistema que permite comunicarse y reaccionar a las amenazas; así como a los cambios de ambiente y situaciones. Esto se ha establecido a través de decenas de estudios al respecto, pero ahora se ha avanzado un paso más.

Todo está en las membranas proteínicas

Las plantas tienen la facultad de captar la realidad y las modificaciones del entorno. Esto, gracias a unas membranas proteínicas que actúan como sensores y que hasta ahora no habían sido estudiadas con profundidad. Un grupo de científicos creo un mapa detallado de las relaciones bioquímicas entre 200 de esas proteínas; lo que ayudará a desarrollar métodos para “incrementar la resistencia de las plantas a situaciones de estrés como calor, sequía, heladas, salinidad o el ataque de microbios nocivos”, comentó Shahid Muktar, de la Universidad de Alabama en Birmingham (Estados Unidos).

El centro del estudio

Los expertos concentraron su  trabajo en los receptores de tirosina quinasa de repetición rica en leucina. Estas enzimas receptoras se encargan de reconocer señales químicas, como por ejemplo patógenos, e iniciar los mecanismos de defensa en el interior de las células de las plantas. La especie investigada fue la Arabidopsis thaliana, que contiene 600 tipos diferentes de esta enzima (50 veces más que los humanos), y son cruciales para su crecimiento, inmunidad y la reacción a situaciones críticas.

Descubrimientos destacados

Durante la investigación se determinó que existen unos receptores de tirosina quinasa llamados APEX; ellos son fundamentales en la coordinación de la red proteínica de alerta. Cuando en los experimentos se eliminaba el APEX, la planta sufría serias disfunciones tanto en su desarrollo como en la respuesta inmune a los microbios.