Visita la hermosa Villa Navideña que se instaló en uno de los centros comerciales de Bogotá

count=128
vanalytics=286
visitas=0
clicks=0
Inició la temporada más alegre y los lugares están esperándote con una gran decoración para que pases hermosos momentos en familia.

La Villa Navideña en Hayuelos

Con un concierto de la Orquesta de Cámara FOSBO, acompañada por el coro de la Universidad Sergio Arboleda, este sábado 2 de diciembre, a partir de las 6:00 de la tarde, Hayuelos Centro Comercial cierra su recorrido por la música del mundo y abre la Villa Navideña que ya hace parte de su tradición en esta época del año.

A partir de este sábado 2 de diciembre en la Plazoleta Oasis, los visitantes de Hayuelos Centro Comercial podrán disfrutar nuevamente, de la Villa Navideña, un paisaje a escala que recrea aquellos lugares que parecen sacados de un cuento de navidad.

Para acompañar la apertura de esta Villa, la Orquesta de Cámara de la Fundación Orquesta Sinfónica de Bogotá, presentará un concierto que, además, será la nota de cierre del Primer Festival de Música Internacional, que se ha venido realizando en la Plazoleta de Hayuelos cada viernes a lo largo del año. Con ellos estará el Coro de la Universidad Sergio Arboleda, bajo la dirección de la maestra María José Villamil, en una presentación que incluye un repertorio de la música clásica universal, música colombiana y los tradicionales cantos de navidad.

El ‘constructor’ detrás de la Villa

La Villa Navideña, que hace parte de la colección privada del abogado y empresario de la construcción Hernando Padilla Moreno, es el fruto de una pasión que se inició hace cerca de veinte años y se fortaleció hace cinco, cuando enfrentó la enfermedad de guillain barre, que lo mantuvo varios meses paralizado y en cuidados intensivos y dos años y medio en fisioterapias, tiempo en el que obligatoriamente tuvo que bajar el ritmo de vida.

Es así como el jurista, que por más de 30 años ha estado dedicado a la industria de la construcción liderando grandes obras en diferentes ciudades del país -entre ellas el mismo Hayuelos Centro Comercial y Empresarial y la Urbanización Ciudad Hayuelos-, decidió convertir su trabajo real en un hobby para ser disfrutado por todos.

Una gran colección

Los primeros objetos de su colección fueron seis casitas que venían en una caja que adquirió en una reconocida papelería en Colombia y desde entonces ha logrado reunir cerca de 37 mil piezas encontradas en su periplo por lejanos países.

De su colección privada también hace parte la música, los carros a escala y los trenes eléctricos en miniatura. El primero de ellos adquirido hace 40 años y el más nuevo en la pasada Semana Santa, varios de los cuales están siendo modificados de análogos a digitales.

Los trenes, un gran atractivo

La Villa Navideña tiene cuatro de estos trenes eléctricos de su colección personal, los cuales recorren todo el lugar. Uno rueda alrededor la ciudad, otro circunda un paisaje lacustre, otro va por las montañas nevadas y el último traquetea en torno a un parque de diversiones.

Y es que para Hernando Padilla, quien es además el Presidente del Consejo de Administración del centro comercial, la construcción de la Villa Navideña, cada año, es una empresa muy seria y como todas las obras que ha realizado a lo largo de su carrera, tiene normas muy exigentes desde los urbanístico, ecológico y paisajístico:

La primera es la escala en todas sus figuras, por eso no puede haber nada que no guarde la proporción con todo el paisaje; la segunda es que se pueden apreciar los diferentes pisos térmicos; la tercera es la comunicación, por lo que desde cualquier punto de la Villa se puede encontrar un camino, una vía, una manera de desplazarse por todo el montaje y finalmente la iluminación, que es fundamental para armonizar y dar vida a todo el conjunto.

Amigable con el medio ambiente

Este año la elaboración de toda la estructura se realizó con materiales reutilizables y amigables con el medio ambiente: las montañas alpinas se elaboraron al estilo antiguo, llevan papel craft, periódico, cartón, tela liencillo y estuco y para los suelos se utilizó icopor reciclado de construcción, aserrín, tintillas y madera de estibas.

Para “colorear” se usó mucha imaginación, recursividad y creatividad que permitieron darle a las rocas, al pasto, a los caminos y hasta las vías férreas mucha naturalidad, tanto en los tonos como en la textura.

En el montaje de la Villa Navideña Hernando contó con el trabajo de un equipo de seis personas, integrado por artesanos y hasta un ingeniero biomédico, que se ocupa de toda la parte eléctrica y de las piezas que tienen movilidad. Para los trazos finales cuenta con la complicidad de su esposa y de su hija de 16 años, pues sus hijos mayores están inmersos en sus trabajos, aunque con certeza en algún momento le llevarán a sus 4 nietos a disfrutar de la obra.

Un compromiso con la comunidad

Padilla, destaca que esta Villa Navideña es la materialización de las ciudades que sueña para Colombia. “Ciudades basadas en el compromiso de las personas, con orden, con el componente fundamental de la educación, del respeto por el otro y muy especialmente del respeto por las normas y el cuidado de los bienes públicos. Porque éste, nuestro país, es una hermosa villa”.

La gran retribución para Hernando y para todos los empleados del centro comercial, especialmente los del departamento de mantenimiento que colaboran en la construcción de la Villa, son los rostros de los visitantes, especialmente de los niños y los mayores, quienes cada año dejan sus comentarios en un libro que guarda la administración como un verdadero tesoro.

“Esta Villa Navideña es para la gente en general, por eso organizamos la visita de fundaciones, de personas en condición de discapacidad física o cognitiva, de grupos de ancianos… y todo es completamente gratis. No condicionamos ni a compras ni a ningún otro requisito. Este año esperamos superar los 70 mil visitantes aproximados que tuvimos en el 2015 y subir significativamente la cifra de más de 220 mil que nos han acompañado todos estos años en la Villa”.