¿Recuerdas a Gaviota? La confesión que ha hecho Margarita Rosa te dejará impresionado

count=4234
vanalytics=1593
visitas=320
clicks=67
Ha decidido contar un secreto personal para ponerse como ejemplo del papel que han tenido según ella las mujeres durante la historia.

Reconocida en todo el país

#amparogrisales #margaritarosadefrancisco #lashinojosa #diva

A post shared by Amparogrisales.fans (@amparogrisales.fans) on

Margarita Rosa de Francisco es una de las actrices y presentadoras con mayor reconocimiento en Colombia, sus participaciones como actriz en Café con aroma de mujer interpretando a Gaviota, o en Los pecados de Inés de Hinojosa junto a Amparo Grisales, le dieron un lugar privilegiado en la historia audiovisual del país.

No se queda callada

La ‘mencha’ como también es conocida, además de trabajar en producciones de televisión también se dedica a escribir libros e incluso tiene una columna semanal en el diario nacional El Tiempo, en donde comparte sus opiniones sobre diferentes temas sociales.

Un tema que genera muchas opiniones

#tvcaracol #colombia #rcn #lacaponera #margaritarosadefrancisco #cafeconaromademujer

A post shared by Eduardo Garza Avila Zapata (@eduardogarzaavil) on

Precisamente allí, en su columna de opinión del 12 de octubre, compartió un texto titulado “¿Abortos?”, en donde empieza diciendo, “Ser demasiado joven no me impidió sentirme segura de que nunca sería mamá, aunque estuviera enamorada hasta los huesos del padre de mi posible hijo”.

Compartió su historia personal

Más adelante en una sentida muestra de sinceridad confesó que cuando estaba joven quedó embarazada y su decisión fue abortar, dice que cuando el médico le preguntó los motivos de su decisión su respuesta fue simple, “Porque no quiero tener hijos”.

Ella quiere un cambio

Hoy cumple 51 años #MargaritaRosaDeFrancisco #Felicidades

A post shared by Gilberto Brenis (@gilbertobrenis) on

Más adelante explica el duro papel que tienen las mujeres, haciendo referencia a que sin importar las decisión que tomen de ser o no madres de igual forma son juzgadas por la sociedad. Finalmente haciendo referencia a como ha sido la historia termina diciendo, “Ahora tenemos la oportunidad de reescribirla, y esta vez, por respeto a nosotras mismas, no vamos a desperdiciarla.”.